TOMADO DE CUBANET

Pregúntenle al General por el vasito de leche

Urge que el cubano en la Isla pueda acceder a un periodismo serio, profundo, veraz, atractivo y cercano a su vidaViernes, marzo 9, 2018 |  Víctor Manuel Domínguez  | 


LA HABANA, Cuba.- Ahora que voceros, plumíferos y amanuenses de la prensa cubana admiten que la verdad los necesita, esperemos que dejen de arribar por los canales de la televisión las miles de toneladas de alimentos para el pueblo, y que las cosechas de viandas, hortalizas y frutas apiladas en los campos de Cuba, no interfieran las señales de la radio nacional o se pudran en las páginas de la prensa plana del país. Que lleguen a la mesa desolada del cubano de a pie.

También sería justo esperar que nos pongan al día de dónde se perdió el vasito de leche para cada cubano que prometió Raúl; quién se comió el cable que con tanto “desinterés” nos envió Chávez para la informatización en Cuba, o por qué pueden ser “ricos” un cantautor, un general o un pelotero, y no un taxista, una cocinera o un vendedor de maní.

Quizás hasta sepamos la razón por la que tantos cubanos son deportados cada semana, en ómnibus o tren, desde la capital del país hacia su provincia de origen, en lugar de conocer con pelos y señales la cifra de africanos que corren igual suerte al arribar a costas europeas, o de los latinoamericanos expulsados de Estados Unidos.

No duden que nos enteremos del porqué, si todos somos iguales ante la ley, sin importar ideología, raza u orientación sexual, aún existen la persecución y el encarcelamiento para quienes se oponen al poder, y miembros de la comunidad LGBTI y personas de la raza negra son excluidos de los espacios de los otros que se declaran fieles a la revolución.

Además, de seguro sabremos con nombres y apellidos el nivel de corrupción de dirigentes y funcionarios de cualquier nivel, más allá de parentela, militancia política u origen social, y hasta seguro podremos conocer por qué unos ciudadanos pueden viajar fuera del país y otros no, o ver un reportaje dominical sobre la marcha pacífica de Las Damas de Blanco. 

Quién sabe si hasta comprometidos con esta novedad de conocer que la verdad los necesita, nuestros aguerridos periodistas, voceros de cuanta tragedia, abusos, violaciones y niveles de insatisfacción sufren los habitantes de Perú, Canadá, Nepal, Gabón o Madagascar, deciden, para variar, informarnos sobre lo que sucede en este país.

A lo mejor pedimos demasiado si queremos conocer quién será el gobernante de Cuba en lugar de Raúl; o cómo logran nuestros parlamentarios mantener la unanimidad de criterio —a mano alzada—, para decidir qué debemos comer, vestir o pensar, y cómo sería mejor, más democrático, culto y revolucionario: leer, vivir, soñar, tener, y por supuesto, elegir o votar.

De ahí que me haga tantas ilusiones con la lectura en el Juventud Rebelde del titular “La verdad necesita de nosotros”, lema escogido por la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), para presidir el Tercer Encuentro Nacional de Jóvenes Periodistas, dedicado a la jornada por el Día de la Prensa Cubana, que se celebra hasta el día 16 del presente mes.

No obstante, y alertado de los súbitos cambios de “opinión” de los periodistas cubanos, regidos por las musas del Departamento Ideológico del Partido, que a su vez se encuentran a merced del cambio de peinado de Trump, de qué humor está Putin en su gimnasio del Kremlin, o de si Maduro pide agua por señas, espero que comiencen a escribir la verdad.

No la verdad de las mentiras cantada por el trovador cubano Carlos Varela, en la que todo se tergiversa, si no la real, la que vivimos a diario de forma paralela a ese país de Jauja construido con palabras y textos paranormales en las redacciones del bostezo cubanas, donde se cuece una nación de ribetes kafkianos, y se fabrica la moralina revolucionaria.

La urgencia de un periodismo serio, profundo, veraz, atractivo y cercano a la vida de la gente —como el que se les pidió hacer en una asamblea en La Habana—, bien lejos del pachanguero, superficial, manipulador, soporífero y a mil años luz del pueblo que realiza la prensa cubana, requiere, más que de compromiso, de aprobación gubernamental.

Y ojalá esta nueva convocatoria a ser honrados y expresar lo real sobre lo que conviene, no derive hacia ese modelo de la postverdad que, según Víctor Hugo Morales, conduce al periodismo canalla y al periodismo mafioso de las corporaciones, aunque para mí nada los diferencia del periodismo ideológico, pues usan el mismo traje, aunque con diferente color.

Vicmadomingues55@gmail.com



TOMADO DE CUBANET

El régimen reestructura poderosa Comisión que dirige hijo de Raúl Castro

“Ha sido un proceso realizado con excesiva prudencia”

Martes, marzo 6, 2018 |  CubaNet  | 

Alejandro Castro


MIAMI, Estados Unidos.- A menos de 40 días de la reunión parlamentaria que pondría fin al mandato de Raúl Castro, el gobierno cubano ordenó reestructurar el cuartel general de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional (CDSN), un organismo de control subordinado al poder central.

Fuentes cercanas al grupo, que encabeza el Coronel Alejandro Castro Espín, dijeron a Martí Noticias que desde hace varios días se han estado sacando archivos, muebles, armas y computadoras de la sede de la entidad, que hasta hace un par de semanas tenía su base principal en la calle 36 entre 39 y Avenida Kohly, en el habanero reparto de Nuevo Vedado.

“Ha sido un proceso realizado con excesiva prudencia y en horas de la noche, cuando el tránsito es escaso o casi nulo”, indicó la fuente, que pidió anonimato.

La verdadera razón por la que se decidió reorganizar la poderosa CDSN no está clara. Entre las versiones extraoficiales figura que la decisión responde a un reajuste para borrar las huellas de un posible encubrimiento a todo lo concerniente a los presuntos ataques sónicos sufridos por diplomáticos norteamericanos y canadienses en Cuba.

La supuesta agresión acústica ha generado una crisis diplomática entre Washington y La Habana, y ha decretado la salida del 60 por ciento del personal estadounidense en la embajada en Cuba por razones de seguridad.

Otras versiones aseguran que Raúl Castro, actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, ordenó modificar la Comisión, porque prefiere un grupo más pequeño y centrado en proteger su integridad después del traspaso de mando.

La Comisión de Defensa y Seguridad Nacional es un grupo “paraestatal” con poder ilimitado que funciona, sin ordenamiento jurídico alguno, como un gobierno paralelo y tiene, entre otras funciones:

1.- Planificar, dirigir e inspeccionar los servicios de los Ministerios y los cuerpos de Seguridad del Estado.

2.- Crear, conformar y asignar órganos de asesoría y coordinación necesarios para el cumplimiento de la misión en los diferentes Ministerios.

3.- Participar en las regulaciones, acoplamiento y control de todas las entidades asociadas y vinculadas a los organismos centrales de la administración del Estado.

4.- Ejercer y supervisar, bajo su responsabilidad, las funciones que el Presidente de la República le encomienda.

Algunos oficiales alegan que Alejandro Castro Espín ha errado muchas veces al frente de la Comisión.

Pero de acuerdo con las fuentes que dieron testimonio a Martí Noticias, el Coronel Castro Espín no ha sido sancionado ni removido de su cargo, como circuló erróneamente en las redes sociales.

Lo que resulta curioso que paralelamente a la medida tomada por el alto mando cubano respecto a la Comisión, con similar e invisible prudencia se han desalojado a ciertas familias residentes en hogares colindantes al llamado Punto Cero.

La semana pasada, bajo un fuerte operativo con policías y vehículos de transporte de la dirección de Seguridad Personal del Ministerio del Interior, fueron “despachados” de su casa la ex pareja y uno de los hijos del difunto Comandante Juan Almeida Bosque.

“Todo lo que se mueve en este país se hace en función del traspaso de mando previsto para el próximo 19 de abril. Cualquier decisión de esta categoría adquiere niveles casi dramáticos y tiene vínculos precisos con ese evento”, manifestó un ex alto oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Separar o desarmar la Comisión no escapa al tema nacional. Los reportes obtenidos por Martí Noticias apuntan a que algunos individuos del selecto organismo se han acercado a los probables sucesores, los que han dejado de ser confiables para la nomenclatura histórica saliente.

No es secreto que la incertidumbre se apodera de los pasillos del poder.

“La llegada del sucesor, sea quien sea, no solo provocará la remoción de muchos directivos establecidos, sino también traerá la aparición de un nuevo equipo de gobierno al que todos quieren pertenecer”, aseguró el ex militar.
.